Saber desconectar…y volver a la vida y la naturaleza

meditación

Hoy queremos hablaros de la importancia de saber desconectar en nuestros ratos libres. Cuando hablamos de desconectar nos referimos, por supuesto, al hecho de saber desconectar del trabajo, de los problemas, pero sobre todo de nuestro enganche a las redes sociales. No hace mucho tiempo, cuando todavía no existía Internet, la gente en los pueblos se permitía el lujo de salir a la calle y sentarse en la puerta de casa para charlar con los vecinos bajo la cúpula de estrellas de una noche de verano. Dialogaban sobre temas humanos y reconfortantes que estimulaban su sabiduría natural. Esta escena no nos resulta demasiado ajena ni lejana. Las bloggers de Geoderm, orgullosas de ser aldeanas, la hemos vivido en nuestra infancia, cuando nos sentábamos en el bordillo de la acera, a los pies de nuestros abuelos, pillando al aire frases acerca de la vida, de la muerte, de la condición humana, del amor. Estas conversaciones permitían a los mayores destensarse de todo lo que llevaban dentro, reflexionar sabiamente acerca de las grandes cuestiones de la vida para luego despedirse y meterse de nuevo en casa con una relajación placentera y saludable, la que suele proporcionar una comunicación ecológica y natural.

Las personas, en otros tiempos, tampoco solían hablar por hablar, eso era tontería, y cuando no tenían nada que decirse, simplemente cerraban la boca. Lo preferían a lanzar frases vacías al aire. Con todo, podían pasar largos ratos en reflexión silenciosa sin decir nada. Un momento, hemos dicho reflexión silenciosa, ¡qué saludable y sabia meditación! Qué agradable desconectar la mente para recargar las baterías, igual que lo hace un pájaro al esconder su cabeza bajo el ala. Pero ahora no dedicamos ni un segundo de nuestras vidas a la reflexión silenciosa, agotamos nuestro tiempo de ocio contemplando alelados como desfilan mensajes bastante anodinos en Facebook, mientras fuera, la vida real, la que tiene temperatura, va pasando de largo. No es que estemos en contra de las redes sociales, ¿cómo vamos a estarlo las bloggers de Geoderm? Pero si que defendemos el buen uso de ellas. Siempre se ha dicho que demasiadas horas delante de la caja tonta atrofia el cerebro, lo mismo podemos decir de las redes sociales. Deberíamos ser capaces de pasar un día entero desconectados de toda esa argamasa invisible que no nos deja ver ni el bosque, ni las estrellas, ni la luna, ni las nubes.

¿Quién no ha desperdiciado una maravillosa tarde contestando mensajes estériles de whattsapp, cotilleando fotos de amigos en Facebook, o lo que es peor, haciendo un seguimiento vanidoso de su última foto subida a Instagram? Las horas sumergidas en esa gelatina sin color ni sabor no tienen mucho sentido y al final de ese guateque virtual nos sentimos vacíos, culpables de no haber hecho algo más fructífero y placentero. En definitiva, nos sentimos mal por haber perdido el tiempo. Tenemos un problema, reconocemos al fin. Y entonces decidimos apagar el movil y sentir la brisa en la cara. Pero desconectarse no resulta tan fácil como creíamos, nos entra un mono gigante y descubrimos que el problema es más grave del que pensábamos en un primer momento. Estamos enganchados. Somos adictos a las redes sociales. Le quitamos tiempo a nuestra pareja, padres e hijos para dárselo a la nada, a esa entelequia hueca que nos anestesia de todo lo natural. Ya no escuchamos el trino de los pájaros ni el ulular de las lechuzas, ni el zumbar de las abejas ni el crepitar del fuego. Solo escuchamos los avisos de whattsapp, de Facebook, de Twitter, de cualquier hilo artificial que nos engancha con la irrealidad. Pero los otros hilos, los naturales, los que de verdad tienen sentido, los soltamos para dejarnos caer a un abismo de me gustas y notificaciones ociosas.

Debemos ser capaces de volver a coger el hilo de la vida natural y saludable, regresar a las redes ecológicas, las de toda la vida. Nuestra piel y nuestra mente lo agradecerán. Un consejo Geoderm para exorcizar nuestra adicción a las redes sociales es el de repetir este mantra todos los días. El mantra no es más que un poema de Whalt Whitman: ¡Que existe la vida, y la identidad, que el poderoso drama continúa y que tú puedes contribuir con un verso!

Sugerencia para Geodermlovers: Apaga tu móvil, aplícate una mascarilla natural, exfolia tu cuerpo, exfolia también tu mente y luego sal a la calle y simplemente comienza a escribir tu verso en la vida de verdad. ¿Sientes cómo borbotea?  

Empar Ferrer.

Calidad Geoderm
  • Ingredientes naturales de origen ecológico.
  • Utilización de aceites esenciales naturales.
  • Sin perfumes sintéticos, fragancias ni colorantes artificiales.
  • Sin productos de origen petroquímico, sintético.
  • Emulgentes de origen naturalSin conservantes sintéticos.
  • Estricto control de calidad de producto y de proceso.
¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?

Geoderm, productos ecológicos de belleza y cosmética natural y ecológica.

Encontrarás los mejores productos para el cuidado de tu piel, cosmética que necesitas para mujer, hombre, niños y bebés.

Productos Cosméticos

Descubra la línea de productos de cosmetica natural y ecológica Geoderm

¿Deseas ser un punto de venta autorizado de Geoderm?

Visita a Geoderm en Vivaness 2016, la feria de belleza y cosmética natural.

Vivaness 2016 Febrero del 10 a 13. International Trade Fair for Natural Personal Care

Stand Geoderm: 615 Hall 7A del 10 al 13 de Febrero de 2016.