Vivir con las cinco emociones.

emociones

Las bloggers de Geoderm queremos hablaros hoy de lo reconfortante, natural y ecológico que es dejarnos llevar por las emociones. Pero hasta las emociones tienen sus jerarquías y la más importante en los humanos es, sin duda, la alegría. ¿Quiere esto decir que no deberíamos sentirnos tristes y llorar? Por supuesto que sí. La tristeza es útil, natural y necesaria. Llorar a moco tendido es saludable y nos alivia en algunos momentos de nuestra vida. Dicho de otra manera, llorar es bueno para ser feliz. Y esa sabiduría vital la hemos aprendido, sobre todo, de los recién nacidos.

Los niños y niñas suelen llorar mucho, pero cuando ya han soltado toda su tristeza, vuelven a sonreír y renacen de nuevo, igual que cada día vuelve a salir el sol. Y así es como conservan intacta la capacidad innata de depurarse y eliminar toda basura emocional. Pero con el paso del tiempo perdemos ese maravilloso instinto natural de "resetear" nuestras frustraciones con pequeñas explosiones. Por decirlo de alguna manera, cuando somos niños alguien recoge la basura, pero conforme vamos madurando, ironías de la vida, tendemos a padecer el Síndrome de Diógenes, pero en versión emocional, y nos da por no llorar, no reír, ni explotar, ni sacar fuera nuestras rabietas. Lo que ocurre es que esa basura emocional se va solidificando en nuestro cerebro hasta que nuestra mente se convierte en un vertedero de ira, tristeza, asco y miedo. Todo esto tiende a somatizarse físicamente y, como consecuencia, aparecen las enfermedades y el dolor. Llega un momento, claro está, en el que todo comienza a ir mal, y es entonces cuando tenemos que llorar todo lo que no hemos llorado, reír todo lo que no hemos reído, soltar toda la rabia que no hemos soltado y permitirnos el lujo de volver a sentir asco y miedo, como cuando eramos pequeños.

Solo cuando el exceso de todas esas emociones fosilizadas sale fuera, la alegría podrá comandar de nuevo nuestro consejo de administración emocional, y con un poco de suerte, podremos volver a ser felices. Es realmente curiosa la manera que tienen las emociones de comandar nuestro día a día. Lo más sorprendente es que, en el fondo, seguimos siendo muy básicos. Según estudios científicos, nuestras emociones se pueden contar con los dedos de la mano. De hecho son cinco: la alegría, la tristeza, la rabia, el miedo y el asco. Una manera muy gráfica para comprender todo esto es ver la película de animación Inside Out (Del revés). Una excelente producción para niños y no tan niños, que contó con el asesoramiento de un equipo científico para dirigirla, y que explica de una manera muy visual como esas cinco emociones primarias son las que pilotan la nave que nos guía a nosotros mismos desde el mismo momento en el que llegamos al mundo. Si la alegría se pone al mando y alcanza la velocidad de crucero, nuestro viaje por la vida es, sin duda, agradable. Pero cuando, por las circunstancias que sea, la ira, la tristeza, el miedo o el asco se hacen con el control, nuestro viaje se ve inmediatamente amenazado por las turbulencias, e incluso podemos experimentar una caída en picado hacia los valles de la depresión.

Tenéis que ver esta película para captar el mensaje. En la cinta, la carismática alegría es el alma del grupo, la que comanda la nave con ayuda de sus copilotos. Con paciencia, ingenio y mucho tacto impide que la tristeza, el asco, el miedo y la rabia se hagan con el control de mandos. Con todo, estas emociones no dejan de ser, por ello, menos importantes. En realidad, son ultra necesarias en determinados momentos. La rabia es primordial para actuar, el miedo para alertarnos de una situación de peligro, el asco, entre otras cosas, para detectar lo que puede enfermarnos y la tristeza, que en la película además de azul es fofa y perezosa, es la única que puede remediar una catástrofe emocional en determinados momentos de la vida de una persona. La tristeza se debe poner al mando cuando tocamos fondo y se hace necesario llorar. Bloquearla en estos casos sería peor.

La película también nos habla de la importancia de los recuerdos, representados con forma esférica, a modo de bolas de billar que van cayendo en una especie de limbo subconsciente desde el que, igual que un ordenador, podemos recuperarlos cuando queramos o cuando algo, ya sea una vivencia, una música o un olor active el efecto llamada de una reminiscencia. Cada persona cuenta con sus propios recuerdos esenciales. Son fundamentales para nuestro equilibrio interior, para recordarnos quienes somos y de dónde venimos. Son los negativos de las vivencias más importantes de nuestra vida, las que dejaron una huella más profunda y estamparon una impresión duradera en nuestra memoria. Es importante que estos recuerdos permanezcan intactos, incontaminados y nos acompañen siempre. La alegría aquí juega un papel importante, debe velar para que nada ni nadie haga trizas esas bolas de cristal de la memoria. 

Repetimos: Nadie debe tocar los frutos prohibidos de nuestro edén emocional. La tristeza tampoco debería ponerles la mano encima, no vaya a ser que cambien de color y se vuelvan azules. Un recuerdo esencial alegre debe seguir siendo, aun en los peores momentos de nuestra vida, un recuerdo con carita de sonrisa.

Para terminar lanzaremos al aire una sugerencia Geoderm. ¿Por qué no concentrarnos un poco y convocar a nuestros recuerdos esenciales? Seguro que están ahí, silenciosos y callados, como el arpa olvidada de Bécquer, esperando a alguien que les diga: levántate y anda. Ningún recuerdo es igual a otro, como las personas. Los recuerdos son únicos e intransferibles y esa es precisamente la magia de la vida y de la identidad. El primer beso, el primer amor, la primera decepción, el nacimiento de un hijo... pero también otros flashes del pasado que, aunque desposeídos de un sentido significativo, están ahí, pululando como pompas de jabón en los pasadizos del olvido, como un olor, una canción, una mirada anónima, incluso un sueño. Todos esos recuerdos a medio hacer configuran también nuestra arqueología emocional. Y es que la vida, al fin y al cabo es arqueología recuerdo y futuro hasta el fin. Lo más importante es vivirla con los cinco sentidos y las cinco emociones... siempre de manera natural y ecológica.

Calidad Geoderm
  • Ingredientes naturales de origen ecológico.
  • Utilización de aceites esenciales naturales.
  • Sin perfumes sintéticos, fragancias ni colorantes artificiales.
  • Sin productos de origen petroquímico, sintético.
  • Emulgentes de origen naturalSin conservantes sintéticos.
  • Estricto control de calidad de producto y de proceso.
¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?

Geoderm, productos ecológicos de belleza y cosmética natural y ecológica.

Encontrarás los mejores productos para el cuidado de tu piel, cosmética que necesitas para mujer, hombre, niños y bebés.

Productos Cosméticos

Descubra la línea de productos de cosmetica natural y ecológica Geoderm

¿Deseas ser un punto de venta autorizado de Geoderm?

Visita a Geoderm en Vivaness 2016, la feria de belleza y cosmética natural.

Vivaness 2016 Febrero del 10 a 13. International Trade Fair for Natural Personal Care

Stand Geoderm: 615 Hall 7A del 10 al 13 de Febrero de 2016.