Nuestro futuro más natural y ecológico está en el pasado

Nuestros abuelos y abuelas tenían un sentido de la economía doméstica muy diferente a la nuestra. En aquellos tiempos en los que todo proveía de la naturaleza, las personas trataban de aprovechar todo lo que venía de ella, fuese el mar, la montaña, el cielo o el fuego. No había grandes superficies, ni centros comerciales ni supermercados. La madre tierra proporcionaba, a cambio de un trabajo y dedicación, alimentos jugosos y llenos de vida con los que nuestras abuelas y abuelos llenaban la despensa. Tan pegados a la tierra estaban nuestros antepasados que su destino en la vida se asemejaba a las hormigas: nacer, crecer, reproducirse, trabajar y acumular provisiones para afrontar el duro invierno de la mejor manera posible, igual que las previsoras hormigas.

La economía familiar aprovechaba todo lo que había a su alrededor, los peces del mar, las hierbas y los animales de montaña, las aves de corral y las hortalizas del huerto… Era habitual que en las despensas no faltaran las conservas de carne y de pescado, las mermeladas, las salmueras, saladuras, frutos secos y frutos con licor, miel y quesos caseros. En la buhardilla colgaba de las cañas el embutido de la matanza del cerdo. En la bodega burbujeaban los toneles de vino casero, y en el pequeño corral cacareaban las gallinas y se multiplicaban los conejos. Los brazos de las mujeres estaban fuertes de tanto amasar pan y el de los hombres de trabajar la tierra. En invierno, por la noche, sentados junto al fuego, las mujeres y los hombres dialogaban sin prisas y mirándose a los ojos, se contaban historias que los hacían más sabios. La vida estaba hecha de calor y de trabajo. 

Algunos de nuestros abuelos y abuelas pasaron toda la vida sin ir al médico. Cuando enfermaban de males comunes como una indigestión o dolor de cabeza buscaban remedio en las oraciones y rituales de vecinos y vecinas que, con buena voluntad, ejecutaban un ceremonial (medio religioso y un poco secreto) que conseguía suavizar los efectos del mal. También bebían hierbas y flores del huerto que hacían servir como medicinas. La tila para el nerviosismo, la manzanilla para la buena digestión, la cola de caballo para la infección de orina, la hierba Luisa para los dolores de barriga...

La vida era mucho más sencilla y austera, quizás también más feliz, todo se aprovechaba, hasta las cenizas del invierno, con ellas hacían lejía para hacer la colada anual. El jabón lo elaboraban con el aceite reutilizado. Por aprovecharse se aprovechaba hasta el olor de las flores. En verano, los humildes pétalos del jazmín se insertaban en un alfiler que las mujeres enganchaban a modo de broche para espantar a los mosquitos. El broche fragante se convertía, a la vez, en un perfume doblemente poderoso que atraía a los hombres y repelía a los insectos.

Sí, eran vidas muy distintas a las nuestras. Pero algo de ellas sigue latente en nosotros y nos recuerda que existe otra manera de vivir, quizás más auténtica y satisfactoria, más sincera y tranquila, más nutritiva y saludable como un buen tomate del pasado. En la actualidad estamos cada día más concienciados de que los alimentos pueden enfermarnos y deprimirnos. Pero a la vez, vemos que cada vez hay más tiendas de agricultura ecológica, granjas de animales criados en corrales y alimentados con productos naturales, conservas sin aditivos, jabones artesanales. Vemos también que la medicina natural prolifera, que están de moda los restaurantes macrobióticos y que las personas estamos más concienciadas que nunca de que el fututo más ecológico debe orientarse hacia un retrato en sepia. Ahora lo sabemos. Nuestro equilibrio debe cimentarse sobre las maneras de vivir, naturales y ecológicas, del pasado.

Comentarios

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido para comparar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas), ofrecer la posibilidad de compartir e interactuar con redes sociales y realizar comentarios en nuestros contenidos. Consulta nuestra Política de Cookies para más información.

En Geoderm utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas) y ofrecer la posibilidad de compartir e interactuar con redes sociales. Consulta nuestra Política de Cookies para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”.

Cookies necesarias
Las cookies necesarias ayudan a hacer una página web utilizable activando funciones básicas como la navegación en la página y el acceso a áreas seguras de la página web. La página web no puede funcionar adecuadamente sin estas cookies.
Nombre de la cookie Proveedor Finalidad Caducidad
PrestaShop-# www.geoderm.com Esta cookie permite conservar abiertas las sesiones del usuario durante su visita y le permite pasar un pedido o toda una serie de funcionamientos como: fecha de adición de la cookie, idioma seleccionado, divisa utilizada, última categoría de producto visitado, productos recientemente vistos, acuerdo de utilización de servicios del sitio, identificador del cliente, identificador de conexión, apellido, nombre, estado conectado, su contraseña cifrada, e-mail relacionado con la cuenta del cliente y el identificador del carrito. 480 horas
Cookies de terceros
Las cookies estadísticas, redes sociales y publicitarias ayudan a los propietarios de páginas web a comprender cómo interactúan los visitantes con las páginas web reuniendo y proporcionando información de forma anónima, compartir contenido en redes sociales. Permiten: Cookies de terceros con propósitos analíticos, mostrar recomendaciones personalizadas basadas en su navegación en otros sitios y mostrar campañas personalizadas en otros sitios web.
Nombre de la cookie Proveedor Finalidad Caducidad
collect Google Se utiliza para enviar datos a Google Analytics sobre el dispositivo del visitante y su comportamiento. Rastrea al visitante a través de dispositivos y canales de marketing. Sesión
r/collect Google Se utiliza para enviar datos a Google Analytics sobre el dispositivo del visitante y su comportamiento. Rastrea al visitante a través de dispositivos y canales de marketing. Sesión
_ga Google Registra una identificación única que se utiliza para generar datos estadísticos acerca de cómo utiliza el visitante el sitio web. 2 años
_gat Google Utilizado por Google Analytics para controlar la tasa de peticiones 1 día
_gd# Google Se trata de una cookie de sesión de Google Analytics que se utiliza para generar datos estadísticos sobre cómo utiliza el sitio web que se elimina cuando sale de su navegador. Sesión
_gid Google Registra una identificación única que se utiliza para generar datos estadísticos acerca de cómo utiliza el visitante el sitio web. 1 día
Contenido no disponible